Saltar al contenido principal
Menú Principal
9 de Enero de 2018

Servicios y comercio agrupan el 45% de los empleos de la región

Tras casi un año de funcionamiento, el Observatorio Laboral Biobío entregó sus primeras cifras respecto de las condiciones de los empleos en la zona, en las que los servicios y el comercio lideran, agrupando más del 45% de la fuerza de trabajo. El desglose de los salarios, en tanto, muestra claras brechas entre hombres y mujeres, situación que se repite en cada uno de los niveles educacionales.

Caracterizar el mercado laboral de un país no es una tarea fácil. Dicho trabajo requiere usualmente la recolección y en análisis de una gran cantidad de datos, y el empleo de metodologías mixtas, que permitan abarcar tanto aspectos cuantitativos como cualitativos.

En Chile, esta clase de estudios no habían sido realizados de manera sistemática, por lo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) junto al Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) decidieron fundar el Observatorio Laboral Biobío, entidad que desde abril del año pasado se encuentra recolectando información sobre el panorama laboral dentro de la nueva región del Biobío.

Lo anterior permitió determinar que en niveles generales, los sectores económicos que actualmente poseen la mayor cantidad de trabajadores en la zona son los de Servicios sociales y personales (25,2%), Comercio (19,4%), Industria manufacturera (14,7%), Construcción (8,6%), Silvoagropecuario (7,9%) y Administración pública (6,8%).

El director del Observatorio Laboral y académico de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bio-Bío (UBB), Luis Méndez, explicó que “además de las actividades más comunes, nuestra zona tiene una fuerte presencia en lo que es la Silvicultura, los Hoteles y restaurantes, el Transporte y Pesca, siendo este último uno de los más relevantes debido a su evolución en los últimos años hacia la manufactura y los procesos industriales”.

PERFIL Y OCUPACIONES

Los datos recopilados a la fecha responden al trabajo realizado por el centro durante sus dos primeras etapas de implementación. Ello ha permitido levantar un perfil en base a las características de los 663 mil 592 trabajadores formales que hoy existen a nivel regional.

Estos últimos, de acuerdo al Observatorio, poseen una escolaridad media de 11,5 años, y una edad promedio de 44. De ellos, un 12% no posee estudios, mientras que otro 23% sólo completó el nivel básico.

A ellos le siguen quienes han finalizado su enseñanza media (41%), técnica (11%), profesional (13%) y de postgrado (1%).

Por lo mismo, dentro de las ocupaciones más ejercidas en la región se encuentran las de vendedor en tiendas y almacenes, con un 7,9% de la demanda total y un salario promedio de $293.087; limpiador de establecimientos, con un 4,8% de participación y sueldos por $229.518 y personal doméstico, con 3,8% de presencia y pagos por sólo $167.992. A dichos trabajos les siguen los de guardias y porteros (2,9%), gerentes de comercios mayoristas y minoristas (2,6%), cocineros (2,4%), conductores de camiones pesados (2,3%) y secretarios (2,2%).

Respecto del ingreso medio, el Observatorio determinó que los empleados del Biobío reciben $425.903, un 19% menos que en el resto del país. La brecha de sueldos entre ingenieros civiles y los funcionarios domésticos, quienes son los mejor y peor pagados, respectivamente, llegó a $1 millón 341 mil 917, con una diferencia de $6.934 por hora trabajada.

En ese sentido, Méndez destacó que la preparación de este tipo de bases de datos puede permitir un desarrollo mucho más armónico de la zona, y aprovechar aquellos sectores y ocupaciones que disponen de mejores condiciones para sus trabajadores.

“Estamos generando información a corto y largo plazo, no solamente para quienes deben tomar decisiones en el ámbito del mercado, sino que también para aquellos que deseen participar laboralmente. La idea es que esto sea útil para empresarios, trabajadores, instituciones de educación superior, centros técnicos y personas naturales en general”, enfatizó el académico de la UBB.

BRECHAS CLARAS

La categorización de los datos entregados por el Observatorio regional dejan entrever claras diferencias salariales dependiendo del género del trabajador, las que pueden alcanzar diferentes magnitudes dependiendo del nivel educativo.

Es así que el ingreso mínimo de los hombres promedia $524.780, número que es un 19% mayor al asociado a las mujeres, quienes reciben unos $347.320.

Dichas diferencias son más evidentes al evaluar el nivel educativo. La brecha salarial para el caso de las trabajadoras que no poseen estudios es de -9,4%, cifra que asciende a -24,9% que para quienes sólo poseen educación básica.

El punto máximo está representado por quienes han llegado hasta la enseñanza media, ya que allí la inequidad es de -26,1%. Le siguen de cerca el nivel superior incompleto (-22,6%), la técnica completa (-20%), la profesional completa (-28%) y el posgrado (-20,7%).

Entre los tipos de ocupaciones con participación femenina menor al 1% se encuentran las de mecánicos automotrices, albañiles, instaladores y reparadores de líneas eléctricas, y obreros de obras públicas, mantenimiento y carga.

Por el contrario, entre los empleos con mayor presencia de trabajadoras se encuentran educadoras de párvulos de nivel medio y superior (100%), personal doméstico (99%), secretarias (96%), niñeras (95%) y enfermeras de nivel superior (92%).

ÉNFASIS EN DIFUSIÓN

Los datos anteriormente descritos son sólo una pequeña parte de toda la información que el Observatorio Laboral Biobío pretende entregar en un futuro.

Esto, debido a que la entidad actualmente se encuentra trabajando en la elaboración de informes mucho más detallados, y en la realización de entrevistas de opinión, las que permitirán detectar qué sectores son los que poseen una mayor demanda de trabajadores, y cuáles tienen una sobreoferta.

En ese sentido, el gerente técnico del observatorio, Gary Concha, explicó que “nuestro primer esfuerzo fue tener una página web entendible y manejable. Ahora debemos intentar llegar a las personas que poseen distintos niveles educacionales y características sociales, para que este sea un instrumento transversal”.

El próximo informe de la organización se entregará entre y abril y mayo, y en él se incluirá información respecto de los sectores con mayores diferencias entre la oferta y la demanda de trabajadores, lo que permitirá entregar ciertas directrices respecto de dónde enfocar las políticas públicas regionales.

Fuente: Diario El Sur

Click para escuchar texto.