Saltar al contenido principal
Menú Principal
3 de Mayo de 2018

Más vacaciones, menos feriados

El proyecto de ley que el gobierno envió al Congreso Nacional el 16 de marzo ha generado un debate que es más superficial que sustantivo, toda vez que la mayoría de las personas desearán más días de vacaciones, lo que en términos hedonísticos resulta lógico que así sea.

El tema de fondo es preguntarse si esto es bueno para las familias y bueno para el país.

La situación actual en Chile, es muy diferente de lo que ocurre en otras partes del mundo. Según cifras del Banco Mundial, Baréin, Yibuti, Finlandia, Francia, Guinea, Kuwait, Libia son algunos de los países que otorgan 30 días de vacaciones a sus trabajadores. Le seguirían el Reino Unido con 28, Italia 26, Dinamarca 25 y España con 22 días. Estados Unidos no reconoce vacaciones anuales pagadas, Canadá solo otorga 10 días y China 5. El promedio
mundial es de 17 días.

Respecto de los feriados, la consultora internacional Mercer, dedicada a temas laborales, destaca que Colombia e India son los países con más días festivos en el mundo, ambos con 18 días, le siguen Argentina, Japón, Líbano, Corea del Sur y Tailandia con 16 días, Chile con 15, Serbia 9, Reino Unido, Países Bajos y Hungría 8, México 7, entre otros.

Según esta información aumentar nuestros 15 días de vacaciones y reducir el número de feriados nos pondría más en sintonía con lo que ocurre en los países desarrollados, sin embargo es necesario alguna información adicional, particularmente lo que ocurre con el ingreso per cápita y la extensión de la jornada laboral.

Sobre el ingreso per cápita, cifras del Fondo Monetario Internacional para el año 2018, indican que nuestro ingreso por habitante alcanza a 25.667 dólares lo que nos ubica en el lugar 57 de 182 países, siendo los líderes Catar, Macao y Luxemburgo con 128.702, 122.489 y 110.870 respectivamente. Es decir, la renta por habitante en Chile bordea el 20% de la renta de los países más ricos del mundo.

¿Qué ocurre con las horas de trabajo? De acuerdo a datos de la OCDE ocupamos el cuarto lugar entre 35 países con 2015 horas trabajadas por año, siendo el promedio de la OCDE de 1770 y ocupando los últimos lugares Alemania y los Países Bajos con 1388 y 1380 respectivamente.

Es claro que no se trata de trabajar más si no de trabajar mejor y ello demanda aumentar la productividad, aspecto que requiere de un conjunto de factores, entre ellos el capital humano como elemento principal, para lo cual la educación continua siendo una tarea pendiente.

También hacen falta algunos arreglos institucionales como disponer mejor la jornada laboral, dar más facilidades para aumentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo, flexibilizar las formas de contratación de los jóvenes para que hagan compatible el trabajo y el estudio, incluso, planificar mejor las ciudades de modo de reducir la gran cantidad de horas perdidas en tacos y desplazamientos urbanos.

Más vacaciones y menos feriados es solo el síntoma de nuestra mala calidad del trabajo.

Fuente: Diario El Sur

Click para escuchar texto.